/* Hacer el encabezado fijo */ #main-header { position: fixed !important; width: 100%; z-index: 1000; top: 0; transition: top 0.3s; } /* Ajustar el contenido para evitar que se superponga por el encabezado fijo */ #main-content { padding-top: 100px; /* Ajusta este valor según el tamaño de tu encabezado */ }

Un vaso de uso deportivo y terapéutico con dos calles de 38 metros de longitud, es la principal novedad de la remodelada Piscina Municipal. El módulo ha sido diseñado pensando en su ampliación a los 50 metros de las medidas olímpicas, expandiendo su rango de uso.

Desde la pasada semana la nueva piscina municipal de La Matanza es ya una realidad. Tras unos meses de obras que se han prolongado por la complejidad de los trabajos y que se han hecho eternos para los usuarios, la piscina matancera reabrió sus puertas la pasada semana ofreciendo, como principal novedad, un nuevo vaso de 38 metros de longitud. Provisto de dos calles, y ampliamente por su ubicación a las medidas olímpicas de 50 metros, amplía el potencial deportivo y terapéutico de la instalación, en cuyo vaso principal también se ha ganado una calle al reubicar la rampa de acceso. Precisamente la accesibilidad fue otra de las grandes apuestas de los trabajos impulsados por el Ayuntamiento, logrando transitar por todo el conjunto con rampas adaptadas a situaciones de movilidad reducida.

 

Los trabajos tuvieron un coste de 422.650 euros e implicaron notables mejoras, que aunque invisibles para los usuarios, son esenciales para la sostenibilidad de la instalación, en la eficiencia en la gestión del agua y la energía.

Ir al contenido